Puerco Espín

puerco espin
Tipo: Vertebrados
Clase: Mamíferos
Orden: Roedores
Familia: Histrícidos
Foto: www.fondoimagenes.com.
Características
Longitud: Alrededor de 60 cm.
Altura: Sobre los 25 cm.
Peso: De 12 a 15 Kg
Descripción
Puerco espín es el nombre genérico con el que se conocen varias especies de roedores que se caracterizan por tener el cuerpo recubierto de púas. Estas especies están distribuidas por gran parte del mundo, pudiendo encontrar animales de este tipo, en algunas zonas de África, Asia y sudeste de Europa (Grecia y el sur de Italia), así como en todo el continente americano. En Centroamérica y América del Sur habitan puercos espines arborícoras caracterizados por poseer una cola larga y prensil que utilizan para trepar y cogerse de las ramas de los árboles.
El puerco espín más común, conocido como Hystrix cristata o puerco espín con cresta, es un animal pacífico y solitario que suele tener hábitos nocturnos. Dispone de un olfato excepcionalmente sensible, mientras que el oído y la vista están poco desarrollados. Construye su madriguera excavando galerías en la tierra y se alimenta generalmente de hojas, cortezas, raíces, frutos y pequeños animales. Sus púas, que pueden alcanzar el medio metro de longitud y que pueden ser erizadas todas juntas por la contracción de músculos muy potentes, son más largas en el lomo, lo que le da el aspecto de cresta. La longitud de las púas de la cola es bastante menor(unos 5 cm) y, además, estas púas son huecas, por lo que producen un ruido muy peculiar cuando se entrechocan.
El puerco espín cuando se siente amenazado eriza las púas y las sacude haciendo sonar su cola al mismo tiempo, da la espalda a su adversario, y seguidamente se lanza sobre él reculando. Las púas, que no se hallan sólidamente implantadas en la piel del animal, pueden desprenderse fácilmente e incluso ser lanzadas a corta distancia mediante una brusca contracción de los músculos, por lo que es un animal muy temido, ya que las heridas que causa son muy dolorosas y se infectan fácilmente.

Imprimir Imprimir

Perro de las Praderas

Perro de la Pradera
Tipo: Vertebrados
Clase: Mamíferos
Orden: Roedores
Familia: Esciúridos
Foto cedida por Monosodium (Morguefile)
Características
Longitud: Hasta 30 cm. más 9 cm. de cola
Peso: Alrededor de 1,5 Kg
Descripción
Los perros de las praderas son roedores mamíferos que están emparentados con las ardillas terrestres y que habitan desde el norte de México hasta el sur de Canadá.
Estos animales, tienen el pelaje corto de color miel en el dorso y blanquecino en el vientre, la cabeza pequeña en proporción con el cuerpo, orejas también pequeñas, ojos grandes y, al igual que el resto de roedores, dientes incisivos grandes y fuertes que utilizan para roer los tallos de las plantas. Sus patas, terminan en cinco dedos con uñas largas y potentes que utilizan para excavar sus madrigueras. Cuando se encuentran en peligro, emiten un agudo silbido de alarma que se asemeja al ladrido de un perro. Este es el motivo de que se le conozca con el nombre de “perro de las praderas“.
Son de hábitos diurnos y poseen un carácter muy sociable. Viven en colonias que, generalmente, están formadas por un macho dominante, un par de machos subordinados y un grupo de hembras con sus crías, y construyen sus madrigueras excavando en la tierra complejos túneles, que se encuentran interteconectados entre sí formando una red que puede llegar a medir hasta 30 metros de longitud y 5 metros de profundidad, en la que se pueden encontrar cámaras que son utilizadas para un uso en concreto, como letrinas, despensas, dormitorios, guarderías…etc.
La tierra que sacan al excavar los túneles es acumulada en las entrada de las madrigueras formando montículos cónicos, similares al cráter de un volcán, que pueden llegar a alcanzar 60 cms de altura y 1,80 metros de diámetro. Estos montículos sirven al mismo tiempo de torres de vigilancia para detectar la presencia de intrusos y de dique de contención para evitar la entrada de granizo o agua durante la época de grandes lluvias.
Se alimentan de hierbas, semillas, hojas, tallos, raíces, y, en ocasiones, de insectos. Prácticamente no necesitan beber agua, debido a que la obtienen de los alimentos que ingieren.
Las hembras, generalmente, paren una vez al año de dos a diez crías que no abandonarán la camada hasta pasados 45 días desde su nacimiento y que son cuidados indistintamente por cualquiera de las hembras que vive en la colonia, ya que realizan turnos entre ellas para cuidar de los pequeños.
La destrucción de su hábitat ha hecho descender drásticamente la población de perritos de las praderas en estado salvaje, considerándose actualmente una especie en peligro de extinción, aunque, debido a que son animales que se adaptan bastante bien a vivir en cautividad, se están empezando a comercializar como mascotas.

Imprimir Imprimir