Ciervo Común

ciervoTipo: Vertebrados
Clase: Mamíferos
Orden: Artiodáctilos
Familia: Cérvidos

Foto: Derek Nutley

Características
Longitud: Hasta 2,5 m.
Alzada hasta la cruz: De 1,20 a 1,50 m
Peso: Machos entre 150 y 200 Kg. Hembras entre 75 y 125 Kg.
Longevidad: 20 años como máximo aunque suelen vivir alrededor de 10 años de media.

Descripción
El ciervo común es una especie ampliamente distribuida por el Hemisferio Norte pudiéndose encontrar en los bosques de montaña y en las colinas de Europa, Asia central y septentrional, zonas del territorio norteafricano y gran parte de América del Norte.
Se alimentan exclusivamente de vegetales, estando entre sus alimentos preferidos los siguientes: hierbas, yemas y cortezas de árboles, frutos, legumbres, musgos, hojas, bellotas, castañas y moras.
Son animales esbeltos y majestuosos que presentan dimorfismo sexual, es decir, hembras y machos son diferentes, siendo las hembras bastante menos corpulentas y de menor tamaño que los machos.
Las hembras, además, carecen de cornamenta, mientras que los machos están provistos de astas ramificadas y muy duras que están formadas por apéndices óseos del cráneo que van desarrollándose con los años, alcanzando el tamaño máximo a los nueve o diez ahos de edad, momento en el que la cornamenta puede llegar a pesar hasta 7 kg. Estudios recientes han probado que cuanto más grande y más compleja es la cornamenta, es decir, cuantas más ramificaciones y más puntas tiene, mayor es la fertilidad del animal y mayor posibilidad tiene de que una hembra lo elija para formar pareja durante la época de celo, que suele coincidir con el principio del otoño. Es habitual en esta época que las hembras se agrupen en harenes siguiendo a un macho que, para conservarlas, mantendrá violentos combates con otros machos. Las hembras, tras un periodo de gestación de 8 meses, parirán una cría ( en raras ocasiones dos ) a finales de mayo o comienzos de junio, que se alimentará durante los tres primeros meses, exclusivamente de leche materna y que acompañará a su madre durante el primer año de vida y parte del segundo, momento en el cual la madre entrará en un nuevo celo. Posteriormente, las hembras suelen mantenerse en el mismo territorio que la madre, mientras que los machos jóvenes se suelen desplazar en busca de nuevos territorios, ya que es habitual que fuera de la época de cría, las hembras vivan en manadas de decenas de ejemplares con sus retoños más jóvenes, mientras que los machos tienen una vida solitaria o formando grupos mucho más reducidos ( de menos de 5 individuos ).

Imprimir Imprimir

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *